viernes, 20 de abril de 2018

LOVING VINCENT, la hermosa primera película de animación al óleo

Aunque la animación esté ahora mismo en un momento destacado por la gran variedad que ofrece, la verdad es que la mayoría sería la muy común ahora animación por ordenador (que podriamos afirmar que ha sustituido a la tradicional, al menos en productos para las pantallas de cine) Fuera del inmenso grupo que genera la de ordenador, o sino en su defecto lo que aún se continúa realizando mediante la más clásica, estariamos antes curiosidades como la stop-motion, a la que dió un buen empuje Pesadilla antes de Navidad. Y a partir de ahi no se me ocurre ningún ejemplo (aunque no descarto que exista) ya que sería más a nivel anecdótico, por lo que ante mi curiosidad me decanté por recuperar la de Loving Vincent (que en su estreno no pude ver), ya que estamos ante la primera película de animación al óleo.

Resulta evidente que es justamente la manera tan llamativa en la que ha sido concebida el mayor atractivo con el que parte esta película de nacionalidad polaca dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman (a los que ni conocía) y con un reparto donde el nombre más popular, a nivel secundario, sería el de la actriz Saoirse Ronan (a la que se ha visto en films como por ejemplo The lovely bones de Peter Jackson) La película se rodó con actores y luego sus fotogramas pasaron a 125 artistas que los plasmaron al óleo, en un titánico homenaje a ese gran ejemplo del artista incomprendido que fue Vincent Van Gogh, con un resultado final tan hermoso como curioso, que igual podría haber dado mejor como corto que como largometraje.

El problema con el que parte el guión de este curioso film es construirlo cual si fuera un procedimental, labor que realizan con acierto pero que, debido a sobrepasar la duración típica de ese estilo en su formato más clásico, resulta monótono en algunos momentos. Todo se basa en las investigaciones que lleva a cabo el protagonista, Armand Roulin, hijo del cartero amigo de Vincent, cuando se embarca en el propósito de entregar una carta en mano a Theo Van Gogh, el hermano de ese genial pintor. Como pronto descubre que también ha fallecido, toda la película gira sobre sus investigaciones para llegar a establecer una hipótesis sobre la muerte de Vincent Van Gogh, evaluando si de verdad se suicidó o más bien es que había alguien que lo quería muerto.

No quiero dar lugar a equivocaciones, porque el hecho de que toda la película gire sobre los diferentes puntos de vista de los personajes que rodearon al citado pintor en sus últimos dias resulta sin duda interesante, pero sería la repetición de la estructura con la que se desarrolla la que me lleva a pensar que igual como cortometraje hubiera funcionado de una forma más notable que como largometraje (si bien dura tan solo 95 minutos) Por eso más allá de su precioso aspecto visual, que sin duda ya es de por si un gran homenaje a Vincent Van Gogh, en mi caso creo que salió más honrado el citado pintor en el emotivo episodio Vincent y el Doctor de la serie Doctor Who, donde aparte de la técnica si se ahondó con acierto en el drama más personal gracias a la acertada interpretación del actor Tony Curran.
============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 12 de enero de 2018
  • LO MEJOR: Su espléndido apartado visual y el titánico trabajo para conseguir llevarlo a cabo, ya en si todo un homenaje al famoso pintor.
  • LO PEOR: Su trama en algunos momentos se hace monótona, no estando al nivel de sus prodigiosas imágenes.

miércoles, 18 de abril de 2018

NATACHA (2), USAGI YOJIMBO Y LAS TORTUGAS NINJA, PERROS VS. GATOS, ¿QUÉ ES EL HUMOR? y WONDER WOMAN: WARBRINGER

No la conocía de nada pero he descubierto a un personaje realmente muy interesante de ese comic francobelga que ya me había deparado agradables sorpresas en el pasado: la intrépida y aventurera azafata Natacha, una heroina muy sensual para su época (hablamos de los años 70) pero que no cae (demasiado) en los estereotipos típicos de que si una es guapa, ha de ser tonta, a lo que añadir el mostrarla como una mujer resolutiva e independiente que no tiene necesidad de ser siempre la damisela en apuros.

Lo que puede llamar la atención es la disparidad de páginas entre historias, al no seguir esa tónica más o menos habitual en este estilo de comic de presentar aventuras de una duración determinada. De esa manera las más extensas en este volumen serían las tituladas Un trono para Natacha y El decimotercer apóstol, siendo la primera una trama de espionaje muy bien desarrollada y la otra una aventura arqueológica al estilo de Indiana Jones, estando ante dos historias realmente muy destacables.

El resto, aunque no tan extensas, siguen la misma tónica de relatos notables con unos buenos desarrollos de sus premisas argumentales: en Doble vuelo ofrecen una aventura trepidante que comienza con el secuestro de un avión por parte de nuestra protagonista, mientras que en Juego de manos, juego de villanos estamos ante una intriga muy al estilo de las de Agatha Christie pero con acertadas notas de humor, que tiene una resolución brillante teniendo en cuenta que apenas se extiende durante 13 páginas.

Este tomo se completa con tres historias breves, todas ellas destacables, más luego 26 páginas de extras, que sirven para acercarnos a un personaje bastante desconocido por aqui, pero que en su pais de origen triunfó, hecho evidente al mostrar a una protagonista tan femenina como atrevida, no haciéndola caer en los estereotipos para las mujeres que se estilaban por aquel entonces (donde tenian una posición más secundaria, a la sombra del protagonista masculino)

Aún así a nuestra heroina la suele acompañar un colega de trabajo llamado Walther, sin nunca ir más allá de la amistad, pero con una evidente tensión sexual en el ambiente, si bien lo mejor desarrollado en ese aspecto es el contraste entre sus diferentes personalidades y como reaccionan ante los diferentes giros argumentales que toman las historias en las que se ven inmersos (haciéndose evidente en algunos casos su época de origen)
En el más reciente Salón del Comic de Barcelona decidí comprar el comic Usagi Yojimbo y las Tortugas Ninja con la clara intención de lograr que me lo firmara su autor (Stan Sakai), invitado al citado evento. El objetivo lo logré, con lo cual ya tengo algo de un autor y su personaje al que conocí leyendo todo lo que había disponible suyo en las bibliotecas.

No sería la primera vez que estos personajes cruzan sus destinos (de hecho entre los extras del presente comic se adjunta la versión original del que fuera primer crossover entre uno y los otros) pero estamos ante lo que sin duda se podría tildar como un cértero cruce entre estos personajes, partiendo de una leyenda tradicional de la cultura japonesa sobre un siluro gigante, para a partir de ahi construir una destacable aventura con un ritmo muy fluido, en la que tanto el cuarteto de quelonios como el conejo samurai quedan muy bien definidos. Por ser breve (40 páginas) igual el formato grapa le hubiera ido mejor, pero bien por la editorial al decantarse por este formato tomo para coleccionistas que se completa con multitud de extras así como portadas variantes.
Entre tantos autores que he conocido gracias a las lecturas que me proporcionan las bibliotecas está José Fonollosa, del que destacaría sus comics sobre los gatos que inició con Miau. Con el grato recuerdo que tengo de ellos, sumado a mis anheladas ganas de tener uno (salvo perros y gatos he tenido toda clase de mascotas, siendo la última una cotorra argentina) así como otros factores, cuando en el más reciente Salón del Comic de Barcelona ví que estaba firmando este autor no dudé para allí mismo comprar uno de esta serie dedicada a los felinos y así tenerlo dedicado. 

Con el objetivo cumplido tengo que admitir este Perros vs.Gatos ha sido la gozada que yo me esperaba, realizando en él un divertido contraste entre los dos tipos de mascotas más usuales y el comportamiento habitual de las mismas. Aqui no hay ganadores ni perdedores, porque al final ambos son igual de entrañables, y en el fondo aqui no dejan de reflejarse situaciones que aquellos que hayan tenido alguna de estos dos tipos de mascota enseguida reconocerán (¡incluso yo, sin haber tenido, admiro lo acertado de algunas de las tiras al haberlo vivido en familiares y/o conocidos que si tenian o han tenido algún perro o gato!)
Aún hay alguno que cuando miro la revista por la biblioteca me parece más o menos simpático, pero es buena verdad que desde que ocurrió aquel caso de censura en la revista El Jueves a raiz de la abdicación de Juan Carlos I, los mejores dibujantes de la misma salieron de ella (o al menos los que a mi más me gustan) formando la revista digital Orgullo y satisfacción que duró tres años y medio.

El presente comic sería una recopilación de 100 chistes que intentan responder (con ironia, sarcasmo y bastante humor) a la pregunta que da título a esta obra, de la mano de autores de la citada revista digital como Ágreda, Albert Monteys, Alberto Gónzalez Vázquez, Asier y Javier, Bernardo Vergara, Guillermo, Paco Alcázar, Luis Bustos, Manel Fontdevila, Manuel Bartual, Mel, Morán, Oroz, Toni y Triz. El resultado bascula de la mano de cada autor si bien al final queda un entretenido ensayo donde se evalua ese concepto tan amplio que es el humor de las manos de quien mejor lo pueda analizar: los humoristas que se ganan la vida con él.
Siempre he pensado que el bastante amplio universo de los superhéroes (bien sea DC, Marvel o cualquier otra) podía tener más salida aparte de las viñetas, pero no tan solo a nivel visual en las múltiples adaptaciones para cine y televisión, sino también como novelas. En cambio, y que yo sepa, en caso de existir son más que nada a nivel anecdótico, y con escasos atractivos tanto para el lector habitual a estos personajes como al ajeno, si bien pueden ser como esa infantil justo también de Wonder Woman que me leí hace ya unos meses, donde al menos el personaje interactúa con otros de su mismo universo, sirviendo tanto como de incentivo para nuevos lectores como de guiño a los adultos que se acerquen a ella.

Esa que he citado era sobretodo infantil (aunque muy correcta de cara a su público potencial) pero hacía unos meses había visto en una libreria la novela Wonder Woman: Warbringer que pensaba yo que tomaría a la ahora muy popular heroina de los comics DC en una historia ya un poco más adulta. En estos tiempos, en que la literatura juvenil parece que no sepa existir si no es con sagas, esta novela sería la primera de cuatro, estando dedicadas cada una de ellas a lo que se denominan Iconos DC, por lo que tras esta tendrian que llegar las de Batman, Catwoman y Superman, cada una por un autor diferente. Los motivos para incluir a Catwoman junto a la trinidad más popular de los comics DC lo ignoro, si bien no me quejaré porque si llego a leerla pueda que me sorprenda y todo.

Quizás es que mis expectativas eran un poco altas, pero la cuestión es que tras leer esta novela al llegar a la biblioteca el resultado ha sido TAN SOLO entretenido, y aún así con matices. A diferencia de la infantil citada antes, en este caso no hay ningún tipo de interactuación (ni tan siquiera leve mención) a ningún otro personaje de los comics DC, empezando la historia cual si fuera el origen del personaje, aunque ambientado en la actualidad, y cambiando al inicial Steve Trevor por una adolescente como nuestra protagonista a la que tendrá que ayudar en una trama de esas donde se juega el destino de la humanidad. E insisto en que como mínimo es entretenido... pero me costó mucho imaginar a Wonder Woman como la protagonista de una historia en la cual ella podría ser plenamente intercambiable con cualquier otra superhéroina, siendo muy escasos los detalles relacionados con la mitología de este personaje.

domingo, 15 de abril de 2018

Al final fue que si: Crónica del Salón del Comic de Barcelona 2018

Muchas veces he comentado que yo me reaficioné a los comics gracias al primer Spider-Man de Sam Raimi, ya que me hice los coleccionables que sacó Planeta y con eso se me abrió el gusanillo de una afición que aún dura. Mi primer Salón del Comic fue en 2004, que si no recuerdo mal coincidió en ser el último que se celebró en la Estación de Francia, para pasar luego a la más cercana (al menos para mi) Plaza España de Barcelona, donde está su Feria de Muestras. Desde entonces he sido fiel a este evento, y si bien cuando el primero aún no tenía este blog, a partir del segundo ha quedado reflejado por aqui... hasta este año.

Después de ser fiel asistente durante más de una década, este año 2018 solicité la acreditación (como llevo haciendo desde 2008 si no recuerdo mal) y me vino denegada, como ya cité por este blog. Cabe indicar que para pedirla te pide un link de referencias, y como mencionaba yo en mi "derecho a réplica", eso no ofrecía una visión global de mi presencia en internet, por lo que me fastidió y me había hecho a la idea de que no tendría, cuando el pasado jueves, al conectarme para hacer las críticas de las dos películas de las que había tenido pase esa mañana (Proyecto Rampage y Un lugar tranquilo) me encuentro con la MUY AGRADABLE sorpresa de que mi mencionado "derecho a réplica" había servido para aclarar el tema y si estaba acreditado.

Como el jueves ya me fue imposible acudir, me decanté por los dias que me quedaban, si bien mis pretensiones iniciales las bajé para intentar al menos asegurarme algo, porque este año acudian artistas bastante atractivos, y al final fue Roy Thomas al que descarté, pero al menos tengo la satisfacción de haber logrado a Stan Sakai, José Fonollosa y Ralf König (en las imágenes se puede ver) Además de las compras para conseguir esas firmas, dedicatorias y dibujos me compré también el comic de Doctor Who en español (el primero) porque quiero apoyar a la editorial Fandogamia en su apuesta por una serie que en nuestro pais ha tenido un seguimiento bastante discreto, a lo que acompañé un Funko de la Capitana Marvel por 10 euros el cual encontré en un stand (EL ÚNICO) que los tenía a ese precio, ya que el resto eran de 15 para arriba. En total 70 euros, para que se note que también gasto algo y no tiro solo de mis muy apreciadas (y gratuitas) lecturas de biblioteca, porque ese poster de la próxima película de Han Solo era gratis sólo por intentar imitar a Chewbacca (del que en mi caso me salió un 62% de coincidencia)

En cuanto a la organización es justo que mencione un término medio entre los aciertos y las decisiones no tan acertadas: por un lado la acreditación antes citada ha cambiado, funcionando ahora de manera telemática con una identificación con la que puedes salir del evento para luego volver más tarde (u otro día) Dicho cambio lo encuentro muy acertado, porque las pulseras de colores que se usaban hasta entonces habian dado lugar a fraude entre aquellos que se las guardaban y siempre podían compartirla con amigos o conocidos en salones posteriores (si coincidía color), facilitando una entrada indebida.

A nivel de acreditaciones no me quejo, ya que ese cambio creo que ha sido para mejor, pero por ejemplo en el tema de las entradas individuales tengo que discrepar: por mis redes en facebook me lo han comentado, y por dentro del salón lo he escuchado, que había gente que no estaban conformes con lo de no poder salir del evento desde el momento en que entras, citando algunos que eso era para que la gente se quedara a comer en los establecimientos para tal fin que hay dentro del recinto. Pero no es lo único, porque algunos visitantes llegan de fuera de la ciudad y les gusta tener una movilidad que, en caso de permanecer dentro del salón, se hace al final cansina, a lo que sumar si llevas niños pequeños, cuya paciencia es bastante limitada.

Puede que teniendo eso en mente fuera el motivo del estreno de Comic Kids, una superficie bastante amplia con multitud de actividades para los más pequeños. En esa sección (y en mi caso siempre tirando a mi otra afición, la del cine) me encantó una zona decorada cual si fuera la aldea pitufa, para realizar promoción de la película Los Pitufos: La aldea escondida en todos los formatos en los que está disponible. Pero la presencia cinematográfica más notable, o como mínimo más visible, era la dedicada a un par de próximos estrenos tan mediáticos como Vengadores: Infinity War y el spinoff Han Solo: una historia de Star Wars.

Un detalle que siempre me resulta atractivo en eventos de este estilo son las exposiciones, si bien tengo que citar que la que era sólo para adultos, en un momento en el que pasé había un par de chavales que dudo mucho que llegarán a la mayoría de edad. Si en un momento dado yo ví a un par, me imagino que durante los cuatro días más se meterán, aunque también es justo matizar que en una sociedad como en la que vivimos, en la que los pequeños tienen acceso a TODO (y no todo bueno) tampoco había en esa exposición nada que pudiera ser traumático para nadie.

En los stands vi miles de comics, de los cuales me imagino que no todo llegará en un futuro a las bibliotecas, para conseguir tenerlos a mi alcance. Pero hay que ser justos (y selectivos) por lo que con mis dos máximas prioritarias de que (1) no tengo el dinero suficiente para comprarme todo lo que quiero y (2) no tengo el espacio suficiente para tenerlo; me llevó a pensar en comprarme in-situ comics que pudieran firmarme los autores, como he hecho en anteriores ocasiones. Con ese pensamiento en la cabeza en origen mis objetivos eran Roy Thomas y Stan Sakai, el primero por el grato recuerdo del tomaco de Conan que me leí no hace mucho y el segundo porque todo lo que he leido suyo de las bibliotecas me ha gustado bastante, de forma especial Usagi Yojimbo, su famoso conejo samurai. Es justo citar, algo que incluso comenté por mis redes sociales, que del primero incluso valoré en comprarme una figura Funko que ví de Red Sonja a precio reducido en la Fnac, aunque al final no lo hice porque con aquella anticipación desconocía si iría o no dependiendo de si estaría acreditado o no. Esas figuras me imagino que se revalorizan si tienen firma del autor que dió fama al personaje, porque esa idea la aplicó alguien haciendo firmar a David Lloyd uno de V de Vendetta (cuando se estrenó la película, en el Salón de aquel año también estuvo este autor y ya conseguí su firma)

A los dos autores que establecí como objetivos se sumó Ralf König, ya que con él me sucede como con Stan Sakai, todo lo suyo que me he leido de las bibliotecas me convence. Pero fue justo cuando yo estaba más ilusionado con todo el tema cuando pensé que no iría, al no tener concedida la acreditación, siendo un objetivo imposible para cumplirlo en un día (y máxime con la experiencia de cuando quise la firma de Junji Ito y me quedé con las ganas) Por eso que cuando me vino aprobada, al tener un día menos decidí bajar las expectativas y me eliminé de mi ecuación a Roy Thomas, aunque luego gané a José Fonollosa, un autor del que he leido varios comics suyos de las bibliotecas, en especial los dedicados a los gatos, por lo que escogí uno de ellos que aún no había leido, influido también por una amiga del Facebook que es gran fan de este autor por partida doble, ya que le gusta tanto su arte como el acertado humor con el que recrea la vida con una mascota (porque esta amiga tiene varias y encima tiene un trabajo también relacionado con ellas) En el comic que escogí el autor me citó una página en la que una de las tiras está basada en ella, ya que ambos la tenemos entre nuestros contactos de facebook, por lo que cuando se la nombré enseguida supo de quien le hablaba.

Me podría extender más, pero no es el caso por lo que para más información siempre podeis mirar la recuperada revista del salón (gratis por este enlace) o por la tambien renovada web del evento (por este otro enlace), pero en mi caso me queda para el recuerdo lo comprado (que proximamente será reseñado también por este blog) y la alegría de los conocidos con los que me he cruzado, a lo que añado algunas fotos que hice más que nada para dejar constancia, si bien es TANTO lo que hay para ver que aunque hiciera un ciento no lo reflejarían todo.

viernes, 13 de abril de 2018

UN LUGAR TRANQUILO, no hagas NINGÚN ruido... ¡¡¡o morirás!!!

Más que por "tranquilo" el "A quiet place" original sería Un lugar en silencio, siendo justamente eso (el SILENCIO como hecho primordial) una de las claves principales de una película pequeña en esencia pero grande en resultados. La historia se centra en otro mundo apocalíptico más, que en principio no tendría ningún tipo de aliciente que lo hiciera llamativo, pero John Krasinski (aqui tanto director como protagonista masculino) nunca nos explica las causas, aunque más o menos quedan sugeridas a medida que el relato avanza, siendo la mayor novedad ese silencio antes citado, ya que las criaturas que los amenazan atacan sin piedad a CUALQUIER sonido más o menos fuerte, lo que provoca a la familia protagonista el vivir en un mutismo casi total.

No es hasta que no lo analizas cuando te percatas del mucho ruido que los seres humanos hacemos, con lo cual imaginaros una situación como la que aqui se plantea. En este caso se trata de una familia numerosa, con el citado Krasinski como padre de la misma y Emily Blunt como esposa (algo en lo que coincide en la vida real) a lo que añadir sus tres hijos, de los cuales la hermana mayor cobra un especial protagonismo al ser sorda y tener un audífono que no acaba de funcionar bien, lo que lleva a que en ocasiones no sepa que sucede a su alrededor o el ruido que hace ella misma, con el evidente peligro que eso conlleva.

Antes de su estreno escuché que alguien comparaba esta película con la de Señales de M.Night Shayamalan, aquella donde veiamos que pasaba durante una invasión alienígena en una remota granja liderada por el personaje a cargo de Mel Gibson (casualmente en su momento también dijeron de aquella pelicula que vendría a ser la versión íntima y minimalista de Independence Day) Por supuesto que tiene detalles similares al citado film, pero yo diría que logra un resultado superior demostrando eso de que a veces "menos es más", porque haciendo evidente su discreto presupuesto de 17 millones de dólares (lo que evita florituras innecesarias) no me extraña su inésperado éxito en la taquilla americana, donde se estrenó liderando con unos holgados 50 millones de dólares. Y es que con una perfecta duración de apenas 95 minutos, la película sabe atrapar al espectador desde el primer momento, haciéndole partícipe de la importancia del silencio (y lo mortal que conlleva el romperlo), logrando con algunas secuencias unos resultados magistrales ya que sabe transmitir la angustia de los momentos más tensos (como ese de la bañera, usado con acierto como poster promocional de la película)

Además del gran trabajo de Krasinski tanto delante como detrás de las cámaras, la verdadera heroina sería la encarnada por Emily Blunt, que se ve inmersa en situaciones angustiosas en las que el espectador siente una inmediata empatía por ella y lo que sufre al tener que callarse (y no doy más detalles porque serían spoilers innecesarios y nos encontramos ante una de esas películas que hay que ir a ver abierto de mente y sabiendo lo mínimo sobre la historia) No se quedan atras los jóvenes actores Millicent Simmonds y Noah Jupe como los dos hijos mayores de esta familia, con el aliciente por parte de la primera de lo que puede aportar al personaje teniendo en cuenta que ella también es sorda en la vida real. Lo único que habría que desear es ver la película con la atmósfera adecuada, ya que en algunos multicines hay sesiones donde más que personas parece que entren manadas ruidosas, lo que puede estropear cualquier tipo de conexión que pueda establecerse el espectador con lo que le están contando.
============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 20 de abril de 2018
  • LO MEJOR: Drama, suspense y terror están perfectamente conjuntados, impactando al desarrollar cada elemento en su momento justo y manteniendo la tensión de forma acertada.
  • LO PEOR: Dura lo justo pero el final te deja con ganas de más.

jueves, 12 de abril de 2018

PROYECTO RAMPAGE, tres bicharracos contra DWAYNE JOHNSON

Retitulada como Proyecto Rampage aqui en España (porque me imagino que el simple Rampage original no es lo suficientemente atractivo) nos encontramos con la adaptación de un veterano videojuego de los 80 cuyo objetivo primordial eran tres bicharracos bien grandes y toda la destrucción que pudieran dejar a su paso. Ante ese panorama previo no esperaba yo nada que fuera de relevancia especial y tengo que admitir que no me equivoqué, incluso con el matiz de que al pase al que asistí la copia no tenía subtítulos pese a ser en versión original, lo cual no es obstáculo reseñable porque estamos ante una película tan sencilla (en esencia) como las instrucciones para chupar una piruleta.

El responsable de este simplista y llano entretenimiento (ni es más ni aspira a más) es Brad Peyton, que coincide aqui por tercera vez con Dwayne Johnson, protagonista masculino de una de esas películas donde los personajes son poco menos que estereotipos: a el heróico primatólogo encarnado por el mencionado ¿actor? (aunque escasa diferencia hay con cualquier personaje suyo previo) hay que añadir la obligatoria compañera (Naomie Harris), a Jeffrey Dean Morgan haciendo una variante de su Negan de The walking dead, más una pareja de villanos que se hace tan previsible que no acabarán bien que incluso en el caso de ella hubo aplausos entre el público (cabe citar que en parte estamos ante una de las mejores escenas de la película)

En una cinta de estas características uno ya se imagina que lo mejor será su apartado técnico, y ahi si tengo que decir que la destrucción que dejan a su paso los tres bicharracos sería digna del más rompedor Michael Bay, aparte de que las tres criaturas están muy bien generadas. Entre las mismas destaca el gorila pariente de Copito de Nieve que al principio de la película ya nos deja claro que es el mejor colega del protagonista, algo que se repite en el epílogo con un giro tan ridículo que enseguida promueve la sonrisa cómplice del espectador si este se ha concienciado de que estamos ante una simplona variante de cualquier ruidoso espectáculo taquillero cual si fueran los Transformers del antes mencionado Michael Bay o cualquier derivado similar... solo que aqui con bicharracos parientes de Godzilla.

Pero esto no significa que esté despotricando de esta Proyecto Rampage, porque insisto en admitir que si nada era lo que me esperaba, nada es lo que obtuve, si bien nadie le niega que sea un entretenimiento TOSCO Y BÁSICO que si consigue hacerse más o menos digerible es en función de como el espectador asuma un argumento más básico que las instrucciones de un tenedor. Parte de lo bueno que tiene esta película estaría en el carisma de su protagonista, un actor al que veo dificil que le den algún premio por sus papeles pero que ha sabido asumir con acierto el legado de héroe de acción que hace unas décadas ostentaba Schwarzenegger (que probablemente hubiera sido su protagonista de haberse realizado esta película en los años en los que triunfó el videojuego original)
============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 13 de abril de 2018
  • Galeria de posters por este enlace.
  • LO MEJOR: La destrucción, los efectos especiales y el trio de criaturas mutadas, que bien podrian ser una versión supervitaminada de Copito de Nieve, una prima de Godzilla y un lobo QUE VUELA (esto es un disparate de película, NUNCA lo olviden)
  • LO PEOR: Los humanos, que van desde lo más tópico hasta el maniqueismo más básico, importando más bien poco tirando a nada (salvo el héroe, que puede con todo lo que sea, por lo que más que primatólogo -una simple excusa- parece más bien un superhéroe)

lunes, 9 de abril de 2018

SHERLOCK: EL GRAN JUEGO, PARASYTE (7), AMERICAN VAMPIRE (8), JOE GOLEM: DETECTIVE DE LO OCULTO y dos comics sueltos

Hace unos meses me leí la adaptación en formato manga del primer episodio de la primera temporada de la famosa serie de televisión Sherlock, y con la disparidad propia de las lecturas de biblioteca (donde puedes leer en función de que esté -o no- disponible lo que quieres) ahora le ha tocado el turno a El gran juego, que corresponde al tercer episodio de la 1ª temporada. De nuevo nos encontramos con una adaptación magnífica del citado capítulo, en el que esta versión al siglo XXI del famoso detective victoriano se encontraba por primera vez cara a cara con su gran némesis, en este caso Jim Moriarty. Disfrutando de un notable apartado gráfico de nuevo a cargo de Jay, que recrea de forma destacable escenarios y sobretodo los actores que dieron vida a los personajes, las opciones para comprarlo se repiten en cuanto a su edición: normal o la de coleccionista, siendo esta última la que he podido leer.
Coincidiendo en ser también en formato manga, así como en lo destacable de su resultado final, también he podido leer la séptima entrega (de un total de ocho) de Parasyte, una serie de la que hace unos meses pude leer seguidas sus primeras seis entregas. Como cuando lei lo anterior lo compartí con las dos películas que adaptan esta obra, digamos que ya sabía como había acabado la misma cinematográficamente, por lo que aunque se tomarán licencias respecto al original pensaba que no me asombraría... pero nada más lejos de ello. Siendo evidente como de forma paulatina se van cerrando las varias líneas argumentales abiertas (siendo la principal aqui esa operación para erradicar a los parásitos de las altas esferas), he de admitir que el nivel de gore es realmente impresionante (y lo digo para bien) a lo que añadir ese curioso "detector" de parásitos: un asesino en serie humano (por aquello de que un monstruo seria quien mejor puede detectar a otro monstruo) Sin lugar a dudas un soberbio manga del que me quedo ahora a la espera de leer proximamente su culminación con la gran confrontación final que al final de este tomo nos deja con un cliffhanger de infarto.
Ya hace un año que me pude leer de golpe todo lo que había en la biblioteca del comic American Vampire, del que guardo un agradable recuerdo, por lo que me gustó volver a encontrar a sus personajes principales en este octavo volumen que sirve además para cerrar el segundo ciclo de esta serie. En esta ocasión, y como ya la misma portada deja bien claro, tendremos un vampiro astronauta: Skinner Sweet, el primer nosferatu americano, y antihéroe de esta epopeya desde sus orígenes, se verá en órbita alrededor de nuestro planeta mientras esa otra heroina de esta serie, Pearl Jones, se enfrentará junto a Felicia en el desierto de Nevada a una gran amenaza de proporciones milenarias que podría provocar el Apocalipsis.

Es curioso que esta serie tuviera un primer ciclo que constó de 34 números, mientras que este segundo ha sido de tan solo 11, pero sin conocerlo en el momento en que yo escribo esta reseña parece que American Vampire se ha quedado parada por una larga temporada, ya que este es además el último volumen editado aqui en España desde hace dos años. Si el hiato de tiempo se dilata mucho luego tendré que hacer una relectura de los números previos, lo que resulta una lástima porque el final al que asistimos aqui marca lo que probablemente se desarrollará en lo que ya será la tercera temporada de esta serie, resultando intrigante pensar por que derroteros se decantará su responsable Scott Snyder, que junto con el destacado trabajo gráfico de Rafael Alburquerque son los que han hecho destacable esta cabecera.
Uno de mis autores preferidos es Mike Mignola, el famoso padre de Hellboy, si bien su carrera ha sido bastante amplia y variada. Admito que igual no siempre me ha convencido, aunque eso es algo habitual en cualquier artista a lo largo de los años, pero su nombre en la cabecera de un comic siempre ha sido para mi sinónimo de lectura obligada (despues el resultado final es tema aparte) Probablemente el problema que arrastrará para siempre, más allá de la calidad de sus trabajos ajenos al personaje, es haber sido el creador de Hellboy, por el que es mundialmente conocido, si bien también es cierto que diseñó para él, tanto solo como en compañía de otros autores, un universo bien rico y variado.

Normalmente cuando existe ese relativo "encasillamiento" es costumbre probar nuevos géneros, nuevas historias y nuevos personajes, que es lo que debe haber ocurrido con este Joe Golem: Detective de lo oculto, pero aunque los dos arcos argumentales incluidos en este primer tomo (El cazador de ratas y Los muertos sumergidos) resultan una lectura entretenida y muy en la línea de su autor, la sensación que deja es que estamos ante una variante de aquello que le hizo famoso. El planteamiento resulta curioso, presentando un Manhattan de 1965 que en esta realidad quedó parcialmente sumergido por un terremoto. En ese escenario nos presenta a un Joe Golem que bien podría haber sido el propio Hellboy, junto a un Sr.Church que si tiene equivalente sería el profesor Bruttenholm de las historias del diablo rojo. Y claro, por más que la historia tenga una aceptable atmósfera o que el apartado gráfico de Patrick Reynolds sea destacable, me quedo con la sensación de que me quieren vender como nuevo algo que no lo es, máxime siendo Mignola (con Christopher Golden) el responsable del guión, si bien insisto en lo correcto del resultado final.
Como complemento a estas lecturas de biblioteca añadir dos comics sueltos que he puesto para la venta por Wallapop: uno del popular Snoopy titulado No ets un cas d'urgència, Charlie Brown (en catalán y de Edicions 62) que resulta tan notable como siempre lo ha sido esta popular tira cómica y del coleccionable Las mejores historietas del comic español el tomo dedicado a Zipi y Zape, un total de 190 páginas tremendamente entretenidas e incluso podría añadir que curiosas ya que son un buen reflejo de como ha cambiado la sociedad desde entonces a hoy en día.